La sangre

¿Qué es la sangre?

La sangre es un tejido formado por varios componentes con características y funciones diferentes.

Todas las donaciones de sangre se separan en el laboratorio para obtener tres productos diferentes: glóbulos rojos, plasma y plaquetas.

Cada uno de estos componentes sanguíneos se transfunde a un enfermo diferente. Por ello, una única donación de sangre puede beneficiar a tres personas diferentes.

Los componentes de la sangre

Glóbulos rojos

Los glóbulos rojos transportan el oxígeno desde los pulmones a todos los tejidos del organismo.

Se conservarán a 4 grados y caducan a los 42 días. En Cataluña cada día se utilizan entre 800 y 1.000 bolsas de glóbulos rojos.

Su déficit (anemia) provoca una falta de oxígeno en los órganos vitales de los enfermos. En este caso hay que administrar glóbulos rojos.

Se utilizan en tratamientos de cánceres de la sangre y en operaciones o accidentes en los que el paciente pierde mucha sangre.

Cada año, durante el parto, un millar de madres necesitan recibir transfusiones de glóbulos rojos porque tienen una hemorragia.

Este es el caso de Judit Benet, que necesitó veinte litros de sangre durante la cesárea de su tercera hija.

“Se puede decir que estoy viva gracias a la sangre que recibí"

explica el blog moltesgracies.net.

Plaquetas

Las plaquetas, en cambio, intervienen en la coagulación de la sangre impidiendo las hemorragias causadas por pequeñas lesiones que habitualmente se producen en las arterias, venas y capilares.

Es el componente de la sangre con una vida más corta, de sólo 5 días. Se conservan a temperatura ambiente y en movimiento constante, ya que si se dejaran de mover agregarían unas con otras formando un cuajo.

El déficit de plaquetas (trombopenia), que es frecuente en enfermedades como la leucemia y después de algunos tratamientos del cáncer, provoca la aparición de hemorragias graves. El tratamiento prioritario en estos casos es la transfusión de plaquetas.

Oriol, el hijo de la Montserrat Sabaté, necesitó plaquetas poco después de nacer.

Ella lo recuerda el blog moltesgracies.net con la satisfacción de saber que ahora su hijo se encuentra bien. "Oriol sufrió una Trombocitopenia Neonatal Aloinmune, una enfermedad grave que se produce por incompatibilidad de la sangre de la madre con la del bebé y que no se detecta hasta el nacimiento. Somos muy afortunados porque, gracias a los donantes, a pesar de tratarse de un caso grave, Oriol no ha sufrido secuelas".

Oriol, el hijo de la Montserrat Sabaté, necesitó plaquetas poco después de nacer. Ella lo recuerda en el blog moltesgracies.net con la satisfacción de saber que ahora su hijo se encuentra bien.

“Oriol sufrió una Trombocitopenia Neonatal Aloinmune, una enfermedad grave que se produce por incompatibilidad de la sangre de la madre con la del bebé y que no se detecta hasta el nacimiento.
Somos muy afortunados porque, gracias a los donantes, a pesar de tratarse de un caso grave, Oriol no ha sufrido secuelas"

Plasma

El plasma es un líquido transparente y ligeramente amarillento que representa el 55% del volumen total de sangre.

De los 5 litros de sangre que tiene de media una persona de 70 kilos, unos 3 litros son de plasma. Para conservarlo, se congela durante 3 años a 30 grados bajo cero.

En el plasma hay suspendidas las células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

Está formado por agua (90%), sales minerales y una gran cantidad de proteínas que velan por el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, entre las que destacan las siguientes:

Las inmunoglobulinas, defensas que nos protegen de las infecciones.

Los factores de coagulación, que son responsables, junto con las plaquetas, de detener el sangrado cuando nos cortamos.

La albúmina, una proteína que transporta hormonas y fármacos hacia los tejidos.

Cada día, cientos de personas necesitan plasma o medicamentos elaborados con plasma, como Edu, Anna y Marcel, que son hemofílicos.

“Estamos aquí gracias a ti”

Quiero ser donante de plasma